viernes, 19 de junio de 2009

Crónica de Granada

Esta es la crónica que Eva Santamaría manda desde Granada:


Hola!!!

Y en Granada...

Antes de empezar las narraciones, de fondo, el CD de Mario Benedetti "Las mujeres, el amor y la vida".

Nos juntamos casi todas las personas-libro que somos ahora porque en el último momento faltó alguna por distintas causas personales y sí, les echamos mucho de menos pero... somos un grupillo cada vez más extenso y en el espacioso cortijo mientras nos esperábamos los unos a los otros y el tráfico nos dejaba llegar a todos, empezamos a narrar bastante pasadas las nueve.

Además de algunos miembros de otras asociaciones vinieron personas que nos conocían ya y otras que no y también estaba allí, atenta al acontecimiento, la gente que estaba cenando en el Cortijo. Rodeados de la tranquilidad de la noche, del silencio de estar en las afueras de la ciudad y de un aire fresquito perfecto se creó un ambiente acogedor en el que las narraciones se iban sucediendo entre aplausos.

A eso de las 22h15 recibimos la llamada de Sevilla para "interconectarnos" a través del móvil y así sentirnos algo más cerca. Carmen, de Sevilla, nos enamoró con el poema que nos entregó y yo me tragué mis nervios y emocionada hice lo propio. Hubo aplausos por los dos lados de la línea y fue otro momento para guardar en nuestro álbum del recuerdo.

Seguían pasando los minutos y se fueron animando prácticamente todos los presentes. Cogían un libro y ponían su granito de arena eligiendo el poema que querían y recitándolo.

Berta nos dió una grata sorpresa y amenizó la velada acompañada de su saxo.

Y así hasta las doce de la noche.

En dos palabras "im-presionante", esa sensación de sabernos todos, cada uno en su ciudad, haciendo lo mismo... por Benedetti.

Un abrazo,
Eva

2 comentarios:

Inés María Díaz dijo...

Eva, ya sabes que te admiro desde Huelva, el haber conectado con Carmen a través del móvil tuvo que ser muy emocionante. Hasta una pequeña historia que le escribió una sobrina mía a su hermano que se casó ayer, terminó con un trozo del poema "Te quiero", toda la Iglesia le aplaudió, y todos respiramos un poquito a Benedetti. Un abrazo para ti de Inés

panturria dijo...

No te puedes imaginar Inés, como 100 personas se quedaron calladas mientras muy bajito se oía la voz emocionada de Eva! Consiguió emocionarnos. Yo si te digo a verdad, no sé ni lo que dije de lo nerviosa que estaba!!!